Make your own free website on Tripod.com




POPAYÁN EN LA WEB DE GIOVANNI  CASTRILLÓN
Popayán   |   Historia   |   Su  Arquitectura   |   Su Atractivo   |   Su Entorno Encantador   |   Sus  Universidades   |   Sus Museos   |   Sus  Hoteles   |   Su Cocina   |   Ubicación de Popayán   |   Colombia   |   Cauca   |   APOTEÓSIS DE POPAYÁN   |   LA CIUDAD EN FOTOS 1   |   LA CIUDAD EN FOTOS 2   |   LA CIUDAD EN FOTOS 3   |   LA   CIUDAD  EN  FOTOS  4   |   Temas Varios  |

APODOS PATOJOS  | POPAYAN

Transcribo a continuación el artículo de la autoría del periodista Daniel Samper Pizano,  publicado en la columna  Rayuela  del suplemento  de  Lecturas Dominicales de El Tiempo de Bogotá, Colombia, del 6 de febrero de 2000. Es un excelente comentario sobre la "chispa bogotana" para poner apodos, en el cual hace referencia también al ingenioso origen de los apodos payaneses, comenzando por el más  famoso de todos: "Mascachochas", remoquete con el que los patojos bautizaron al Gran General Tomás Cipriano de Mosquera. Al término de la transcripción incluyo el orígen de algunos apodos de personajes de Popayán que he podido recordar. Si tú conoces otros envíamelos para publicarlos aquí.  


                                 "Herederos de Mascachochas"  

"Sería una pendejada decir que los bogotanos se distinguen por poner apodos. Apodos ponen en todas partes: hasta la Iglesia ha agregado motes a algunos de sus santos ("Piedra" le puso Cristo a Simón), y en el país más  poderoso de la tierra conocen a sus presidentes por sus hipocorísticos (abreviaturas cariñosas del nombre: Juancho (Jack) Kennedy, Jaimito (Jimmy) Carter, Guillo) (Bill) Clinton.  

Lo que no cabe duda es que el apodo forma parte de la tradición bogotana, tanto como el postre de natas o el pañuelo en la boca al salir de vespertina. La prueba es que cuando se publicó en 1987 un libro de anécdotas del cachaquisimo Gun Club, venía reforzado por un divertido apéndices de apodos.  

El  filólogo Mariano Lozano Ramírez, investigador del Instituto Caro y Cuervo, resolvió meterse en las hondas aguas de los sobrenombres rolos, y entre 1992 y 1995, con la ayuda de 300 estudiantes, adelantó una encuesta que cubrió 6.003 registros y recogió 3.431 apodos. El resultado es un juicioso y reciente libro titulado Contribuciones al estudio del apodo en el habla bogotana (Instituto Caro y Cuervo; Bogotá, 1999).

El apodo  puede obedecer a varias razones: antipatía, burla cruel, prurito diferenciador, cariño. Un hallazgo significativo  del  estudio es que en su inmensa mayoría los bogotanos motejan por cariño.  De allí que muchos de los apodados ostentan  con orgullo su remoquete, e incluso lo transmitan a sus hijos.

La pesquisa de Lozano es única en su género  y víene acompañada de amplia bibliografía  y consideraciones generales sobre el apodo. Señala que éste "existe desde tiempos inmemoriales y se ha dado en todos los pueblos y distintas culturas" . Curiosamente no cae en cuenta de que el apodo es anterior al nombre o apellido, y que  no hay nombre viejo que  no tenga como origen un mote. Una mirada etimológica a los nombres afianza esta noción.

El libro contiene varias secciones interesantes, pero la más grata es la que presenta la extensa lista de apodos recogidos y la razón de ser de cada uno. No he resistido la tentación de seleccionar algunos de los más ingeniosos y hacerlos desfilar en esta columna.  

Agüita en bandeja:  por su caminado amanerado.  
Aleluya:  por pertenecer a una secta evangélica.  
Alicate: por las piernas arqueadas.
Asterisco: por su pelo crespo.  
Billete: por su cara arrugada.
Cajafuerte:  por tacaño.
Canasta familiar: a un calvo: cada vez más cara.
Carpecirco: a cierta muchacha, porque la tienden en cualquier potrero.
Cauchorroto : por ser el último de la familia, con hermanos bastante mayores.
Chimbilá: porque sólo sale de noche.
Cirujano: a un profesor que en clase duerme a los alumnos y luego los raja.
Clubcolombia: a una mujer rubia y "extraseca"
Cuchuco: por lo pesado.  
Copetón: por cabezón.
Curubo: por el color rosado de su piel.
El fantasma: porque firma la nómina pero nadie lo ve.  
Estratoseis: Porque se cree de muy buena familia.
Golondrina:     por tener tez oscura y manchas blancas en la cara.  
Helicóptero:  porque donde llega levanta polvo.  
Limpiabrisas: por su movimiento al caminar.  
Luis XV: porque es viejo pero está de moda.  
Maraca: por calvo.
Masato:  por su piel muy blanca.
Mediavida: porque salió  ileso de un accidente
Miniteca:  porque tiene un  tic nervioso en loso ojos.
Mueblefino:  por ser viejo pero talladito
Niágara: porque padece de cataratas.
Nochebuena: a una señora que siempre "cae" en diciembre.
Orinal: por su mandíbula  prominente.
Parabólica:  porque tiene orejas grandes.
Penincilina:  porque sirve para todo lo malo.
Pollocrudo:  por su piel amarillenta.
Pulga: porque va de cama en cama.
Rasguño: por  una enorme cicatriz en la cara.
Renolcuatro:  porque lo manejan las mujeres.
Sal-de-frutas: porque se sulfura con facilídad.
Turupe:  porque donde quiera que esté, incomoda.

Sería interesante que en otros lugares  del  país se realizaran estudios semejantes. Una hipótesis personal es que también en la manera de poner apodos se díferencian las culturas regionales colombianas. Y otra es  que Popayán podría ofrecerle seria competencia a Bogotá en materia de sobrenombres. No sólo es tierra de Mascachochas (Tomás Cipriano de Mosquera), el más famoso sobrenombre de nuestra historia, sino de otros deliciosos, como aquel tipo muy elegante al que llamaban Pureza, el rubio albino que apodaban Hisopo o un músico muy bajito que recibía el alias de Zócalo".


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Como lo expresa el periodista Samper Pizano en el escrito anterior, en Popayán existe una chispa genial para los apodos. Desde esta página invito a los payaneses que conozcan el origen de los famosos apodos "patojos", a que los remitan para agregarlos a esta recopilación. El envío pueden hacerlo al E-mail que se indica al final de esta página.  Por supuesto que sólo los payaneses que pasamos de los cincuenta años de edad estaríamos en capacidad de determinar los pesonajes que corresponden a cada apodo.   

Para comenzar, los siguientes son algunos de los que he podido recolectar: :

AJÍ: Por lo bravo.
ALACRÁN: Bravo, malgeniado.
AUTOGOL: Porque lo hicieron sin querer.
BIOMBO: Porque solo sirve de estorbo.
BOMBERO: Un borracho cansón que apaga cualquier fiesta, por prendida que esté.
BOMBILLOFLOJO: Tenía un "tic" en los ojos que lo hacía parpadear.
CARECHOCLO: Por su cara con acné.
CAREJIGRA: La cara con huequitos.
CARETIGRE: Porque tiene manchas de carate en la cara
CARETUALLA: Tenía la cara con prominencias.
CARETUMAMA: Por el parecido que tiene con su progenitora.
CÁRCEL: Por que no tiene barros sino "barrotes"
CASQUIFLOJA: Por ser una muchacha fácil.
CHORRODEHUMO: No hacía sino fumar y fumar.
ESCALERA: Por lo alto.
ESTRIBO: Porque solo sirve para meter la pata.
FIAMBRE: Se la comían en todos los paseos.
FOSFORITO: Por flaco y cabezón.
GASNEÓN: Porque parpadea mucho.
JARDINERO: Porque dejó plantada a la novia.
JETECOLADA: Por su hablar un poco enredado.
LA UNA EN PUNTO Y LAS DOS PASADAS: Eran tres hermanas solteras, dos de ellas ya "quedadas"
                                                                              y  la menor todavía con aspiraciones.
LACULIPRONTA: conocida mujer fácil.
LA CULPA: porque nadie se la quiere echar.
LAMACHACA: era un afrodiasiáco la muchacha.
LAS CAGADAS: La embarraban en todas partes.
MEJORAL: Porque cree que sirve para todo.
MILTON-EL-ADAS: Por gordo.
NIÑO SANO: También por lo gordo.
OBLEA: Tan grande que había que doblarla para podersela comer.
PANELITA:  No por dulce sino porque tiene la boca cuadrada.
PAPAYA VERDE: Porque todos la tocan pero nadie se la come.
POLONORTE: Un mal estudiante, todo bajo cero.
PUENTE CAIDO: Porque no lo pasa nadie.
RINGLETE: Porque no hace sino voltear.
ROQUEFELER: Porque no habla sino de su dinero.  
SANANDRESITO: Por la cantidad y variedad de collares, pulseras y anillos que se pone.
SEIS Y CINCO. Por un tic, inclinaba la cabeza sobre el hombro izquierdo.
SOBRAODETIGRE: le faltaba un brazo.
SOL: Se va al atardecer y regesa al otro día el sinvergüenza
SUBMARINO: Más bruto que su hermano Marino.
SUPERMERCADO:  Tiene toda clase de granos.
TIERRA: Porque es del que la trabaja.
TORRE DE PISA:  Así le decían a una solterona porque siempre tuvo inclinación pero nunca cayó.
TROFEO: Por orejón.0.
TROMPEBUQUE: Por trompón.
VENTARRON: Anda siempre a las carreras.
VISITICA: Porque siempre llega a la hora de las comidas.
GALERÍA: Hace mucha bulla.
COMIDOTA: Por tragón.
CAREMONEDA: Su cara es redonda.
ESPANTALAVIRGEN: Por feo
BUHO: Solamente sale de noche
MORROCOY: Igual, solo se le ve de noche.

 | HOME | POPAYAN | SU HISTORIA  | SU ARQUITECTURA | SU ATRACTIVO | ENTORNO FISICO  | UNIVERSIDADES | MUSEOS | HOTELES | COCINA PAYANESA | UBICACION GEOGRAFICA | COLOMBIA | CAUCA  | APOTEOSIS DE POPAYAN |   LA CIUDAD EN FOTOS 1  | LA CIUDAD EN FOTOS 2 | LA CIUDAD EN FOTOS 3 | TEMAS VARIOS | EXAGERACIONES | APODOS PATOJOS |

Envía tus coment@rios y  sugerenci@s  a

giocastgrillon@gmail.com


Esta página pertenece a
® Giovanni Castrillón Ramírez
Popayán, Colombia, Sur América
© Enero de 2000